Nueva York con bebes y niños pequeños - Los parques de Nueva York

Viajar a Nueva York con un bebé

Viajar a Nueva York con un bebe es una de las etapas más sencillas. El bebé va donde tú le digas. La alimentación es muy sencilla, en todas partes te calientan comida triturada si la llevas hecha, agua para el biberón y puedes dar el pecho en cualquier sitio.

Pero aquí te dejamos información extra a dudas que todos hemos tenido alguna vez (yo tal vez más de una, porque soy cabezota).

Atracciones de Nueva York con un bebé

En Nueva York se pueden visitar y disfrutar de todas las atracciones con bebés. Y los bebés no pagan entrada. En general, niños menores de 2 años no pagan entrada en ningún sitio.

No podréis ir a ver un espectáculo de Broadway (lo siento) o subir a la corona de la Estatua de Libertad (si tuvieseis la suerte de conseguir entradas). Pero en el 95% de atracciones turísticas, no habrá problema de ir con un bebé.

Con bebés de menos de 1 años es ideal aprovechar para hacer tours o ir a museos que os apetecen a vosotros porque no se quejan (a partir de 3 o 4 años ya es otra historia).

Los bebés no son conscientes de estar en Nueva York, pero eso no significa que no disfruten de las nuevas experiencias, olores y todo tipo de estímulos.

En el planning diario te recomendamos incluir visitas a los parques e intentar no alterar en exceso sus rutinas.

Además, estas visitas a parques son divertidas porque ellos juegan con otros niños, te permitirán practicar tu inglés y conocer a locales. ¡Nunca hemos hablado tanto con gente de Nueva York como en la época que nuestros hijos eran bebés!

Te dejamos también esta lista de cosas que ver en Nueva York gratis que flipan a los niños (y muchas también a los bebés), porque también disfrutan en Central Park, con los animales o las luces de la ciudad.

Vuelo a Nueva York con un bebé

Los niños hasta los dos años no pagan billete de avión. Les tiene que reservar billete, será gratuito, pero no tendrán derecho a asiento. Es un gran aliciente económico para ir a Nueva York con niños o a cualquier otro destino.

Cuando son pequeños, lo habitual es que durante un viaje en avión vayan dormidos la mayor parte del tiempo.

Para nosotros ha sido más complicado volar con niños de 18-20 meses que de 8 meses. Por complicado decimos que a veces hemos lidiado con mal humor del peque, berrinches, patadas a la butaca de delante, etc. y tener que dedicar gran parte del viaje a recursos para ir entreteniendo al niño. Una vez llegamos a Manhattan, dejamos maletas y miramos a nuestro alrededor, nos olvidamos rápidamente del trayecto en avión.

Por cierto, cuando llevas al bebé en brazos en el avión te dan un cinturón especial, te explican que hacer en caso de emergencia y, aunque no pague billete, si tiene derecho a equipaje. Por cierto, el chupete es muy práctico para la presión en los oídos durante despegue y aterrizaje. Con los más mayores, un chupachups también funciona.

Jet lag niños y bebés

El desfase horario les afecta a los niños y bebés al viajar a Nueva York. Pueden estar más irascibles, cansados y alterados.

Y además, como a menudo van en cochecito, ellos duermen cuando quieren y no dejan a los adultos recuperarse del jet lag y adaptarte al nuevo horario. Intenta no dejarles hacer siestas interminables durante el día y que estén despiertos.

Paciencia y buen humor. ¡Estáis de vacaciones en Nueva York!

Nueva York con niños - Dormir en cochecito en el ferry de Staten Island
Niño durmiendo el cochecito mientras íbamos en el ferry de Staten Island

Equipaje y maleta para Nueva York con bebés o niños pequeños

Nuestra estrategia con el equipaje es llevar siempre la ropa necesaria para una semana. Si vamos 7 días, no tendremos que lavar. Si vamos 3 semanas, pues lavaremos 3 veces.

Si vas con bebes, que al menos los míos ensuciaban un montón de bodys y pijamas, lo más práctico es buscar la lavandería cercana (o preguntar en el hotel) antes que ir con exceso de equipaje y tener que comprar 21 bodys para 2 semanas de vacaciones.

Para un viaje a Nueva York de 7 días con un bebé , llevábamos unos 10 bodies. Y con pantalones, camisetas, jerséis, vestidos o pijamas con 6-8 ya tienen suficiente. También no en todas las épocas de 0 a 24 meses manchan igual la ropa. Ajusta en función de lo que ensucia en casa.

En función del tiempo llevarás una u otra ropa. Aquí te dejamos el artículo de que ropa llevar a Nueva York en función de cada estación, con una sección dedicada a los bebés.

¿Me llevo pañales de casa a Nueva York?

Nosotros los llevamos siempre. Siempre calculando los días que estaremos fuera llevamos lo que nos quepa en la maleta. Y después si al final hacemos corto, pues compramos.

Es fácil comprarlos en una Pharmacy, pero en Nueva York todo es más caro. Además, mucho mejor si te los llevas de casa porque así continúas utilizando la misma marca.  A la ida, es cierto que ocupan espacio; pero a vuelta tienes el espacio libre para regalos.

Si hacéis un viaje de más de dos semanas por Estados Unidos, sí que posiblemente os toque comprar pañales en el destino.

¿Dónde comprar comida para un bebé en Nueva York?

La puedes comprar en variedad de tiendas (del supermercado, a una Pharmacy o un deli). Donde vayas a comprar variará en función del tipo de alimentación y la edad de tu bebé.

Nosotros leche en polvo y cereales, lo llevamos siempre de casa en la maleta. Lo mismo si come algún snack, palitos o galletas determinado.

Los potitos de comida triturada se pueden comprar en parafarmacias (CVS, Duane Reade, Walgreens…) que están por toda la ciudad. En el mismo establecimiento venden medicamentos, cremas, pañales y snacks.

En los restaurantes, si lo necesitas, te los calientan sin problema. También si les pides de calentar agua para preparar el biberón.

Una vez allí, si es pequeño y come pocas cosas, en cualquier supermercado encontrarás comida básica como legumbres, cereales, galletas, fruta.

En el equipaje para entrar a Estados Unidos no puedes llevar fruta, verduras ni carne (esto incluye embutidos). Aquí tienes toda a información oficial de lo que se puede llevar tanto en equipaje de mano como en equipaje facturado en relación con la comida de bebés.

Intolerancias y alergias alimentarias, comida en Nueva York

Esto podría afectar a cualquier niño o adulto, pero lo incluimos aquí porque los niños de menos de 2 años o bebés es más habitual que tengan intolerancias o alergias alimentarias y que, al ser los padres novatos, se nos haga un mundo.

Nuestro hijo mayor hasta los 3 años era intolerante al huevo. Nueva York ha sido de los destinos más sencillos. Están muy acostumbrados en cualquier restaurante a responder preguntas y en muchas cartas indica claramente todo el tema de las alergias.

Y, si haciendo tu pedido, les comentas que es alérgico o intolerante y dudan sobre los ingredientes de algún plato, preguntan en cocina. Esto nos ha pasado más de una vez.

Además, cuando son pequeños, todavía toman mucha leche materna, leche en polvo, cereales o comida muy básica. Es menos usual que prueben comida de food trucks o lugares donde puede haber trazas de un alimento en otro.

Nuestra experiencia es que Nueva York es un destino muy seguro para ir con niños con alergias o intolerancias alimentarias.

Tronas en los restaurantes de Nueva York

Muchos restaurantes tienen elevadores o tronas para niños y bebés y en general tienen espacio suficiente entre mesas para dejar el cochecito abierto si está durmiendo.

Nos ha pasado de ir a entrar a algún restaurante de espacio muy reducido entre mesas y que no nos pudiésemos quedar si el niño estaba durmiendo. Pero esto nos ha pasado en Nueva York y en España.

Trona de viaje: un imprescindible si vas a un apartamento.

Nosotros tenemos una trona de viaje y nos la hemos llevado a Nueva York, Londres, Estocolmo, Berlín, Dinamarca, casas, vacaciones por España, cenas con amigos… y siempre ha sido un acierto. Ocupa muy poco espacio y es muy cómoda de transportar.

Se puede utilizar a partir de que el bebé se aguanta sentado: entre 8 y 12 meses.

Y aunque se puede llevar contigo siempre, en Nueva York la mayoría de restaurantes tienen trona, por lo que no vale la pena. La llevamos en la maleta, la dejamos en el apartamento y de allí no sale en todo el viaje. La mayoría de restaurantes, como hemos comentado, tienen tronas para niños.

Como solemos alquilar apartamentos, hasta los 4 años es muy práctica para desayunar y cenar cómodamente con el resto de la familia y estar integrado, que no sea una tortura darle la comida. Tal como hacemos en casa con la Stokke (de la silla que también estamos enamorados) pero con una versión compacta y de viaje. De viaje hemos utilizado el asiento Munchkin.

Ahora los niños han crecido y ya no la necesitamos, pero durante años, fue un básico al viajar con niños y siempre estaba en la lista de imprescindibles de la maleta de viaje con niños.

Si la trona de viaje fuese un trasto enorme ni nos lo plantearíamos (odiamos viajar con maletas enormes) pero hay modelos de asientos o tronas de viaje apenas ocupan espacio o se pueden llenar los espacios libres con pañales ;). 

Cochecito para llevar a Nueva York

Sé que hay familias que tienen el cochecito de viaje y el que tienen en su casa. Nosotros solo hemos tenido un cochecito, que hemos usado con los dos niños y se ha ido con nosotros de viaje a muchísimos sitios.

En Nueva York necesitas un cochecito cómodo de empujar. Porque se camina mucho y se están muchas horas empujando un cochecito con peso. En especial, si ya no cargas con un bebé ligero de 4 meses, sino con uno de 24 meses.

Nosotros hemos tenido un Baby Jogger City Mini. Es un cochecito al que le hemos dado un tute impresionante. Se plega en dos segundos con una mano (y en la otra puedes tener al bebé) y durante un montón de años lo hemos plegado varias veces al día, ya que vivimos en un tercero sin ascensor. Tren, aviones, metro, autobuses. Se ha ido con nosotros por todas partes.

También ha paseado por parques naturales sin problema y por Nueva York nevado. Lo único que no lleva bien son los caminos no asfaltados si hay mucha piedra. La de viajes en avión que ha vivido este cochecito y, por suerte, nunca nos lo han perdido en ningún aeropuerto.

Viajar a Nueva York con niños - Bryant Park en invierno y nieve
Un cochecito con unas ruedas decentes es imprescindible en invierno en Nueva York.

Mochila portabebés

Y dentro del cochecito al salir cada mañana del hotel, un imprescindible es la mochila portabebés, en especial al viajar Nueva York con bebés de menos de 9 meses.

Nosotros con los dos niños hemos utilizado la mochila portabebés ergonómica Manduca y era comodísima. Se puede utilizar hasta los 20 kg del bebé. Pero creo que nosotros antes ya no iban porque preferían caminar o ir en el cochecito viendo mundo.

Aún así, te recomendamos utilizar una en el viaje a Nueva York con bebé.

Ascensores y escaleras automáticas metro Nueva York

Lo siento, pero no llegan buenas noticias en el viaje a Nueva York con bebes o niños pequeños que van en cochecito. Los ascensores y escaleras automáticas en el metro brillan por su ausencia. Es muy extraño encontrar unas escolares automáticas en una estación de metro.

Aun así, creemos que el metro en Nueva York con niños pequeños es muy práctico, eficiente y económico. Pero toca hacer brazos o, cuando veamos no hay mucho tráfico en la superficie o no tenemos prisa, usar más el autobús.

Que este pequeño hándicap no te deje sin ir a Nueva York.

Cuna para bebés en hoteles de Nueva York 

Pregunta si tienen cuna, muchos alojamientos ofrecen este servicio de forma gratuita, tanto hoteles como apartamentos vacacionales.

En algunos apartamentos también tienen trona. Pregunta y así te ahorras llevarla de casa.

Cambiadores en Nueva York para bebés

Al igual que comentábamos en consejos para viajar con niños, ir siempre al lavabo antes de salir de casa, restaurantes, museos y otras atracciones, con el bebé te recomendamos siempre cambiarlo en casa o los cambiadores de un museo o atracción turística. Irás encontrando por la ciudad.

Todos hemos cambiado a un bebé en la calle, pero en función del tiempo y la dimensión de la tragedia, pues no es lo más cómodo. Alguna vez te tocará el cambio en medio de la Quinta Avenida o Times Square, pero aprovecha siempre las visitas a grandes tiendas, museos, atracciones y restaurantes para revisar pañales.

Sabemos por experiencia que, normalmente, el bebé hace sus necesidades cuando les da la gana y acostumbra a ser en el lugar más inoportuno. Pero si puedes revisar pañales, en estos sitios acostumbran a tener cambiadores, así que facilita bastante el cambio.

Medicamentos para un bebé viaje a Nueva York

Recomendamos antes de ir de viaje preguntar a vuestra pediatra que llevar. No es lo mismo con 4 meses que con 18 o en función del estado del bebé, antecedentes, alergias, si es invierno o verano.

Entre los básicos: suero fisiológico, suero hiposódico (por si empieza a vomitar y no para), termómetro, paracetamol e ibuprofeno (si ya puede tomar).

Además de todos sus productos de higiene básica, entre los que podemos incluir crema solar y repelente de insectos.

Si antes del viaje están con algún tratamiento (lo habitual en casa es alguna otitis o bronquitis), también nos llevamos el antibiótico con la receta médica y si fuese necesario el inhalador.

Y siempre el seguro de viaje bien a mano en caso de urgencia.

Nuestra experiencia con el seguro de viaje en Nueva York con niños
En nuestro último viaje en 2022 habíamos contratado el seguro de viaje Iati Familia. Nuestro hijo pequeño, desarrolló mucha tos con mocos que se iba complicando. Empezamos a preocuparnos por si tenía bronquitis o alguna infección.
Llamamos al seguro de Iati y nos atendieron súper rápido, en castellano, nos derivaron a su contacto en España con el que hablábamos por WhatsApp y le hicieron el mismo día las pruebas necesarias en un centro a 15 minutos a pie de nuestro alojamiento. No tuvimos que pagar nada por adelantado.
Hablar con un profesional, que evalúe a tu hijo, le haga las pruebas pertinentes, y le recete medicamentos si es necesario, hace que continúes el viaje con más tranquilidad. Desde Iati hicieron seguimiento de como se encontraba nuestro hijo. No hace falta tener un percance grave para utilizar el seguro.

Publicaciones Similares