Consejos para ir a Nueva York: con niños organiza bien tu viaje

15 consejos para planificar el viaje a Nueva York con niños

Ya tienes los billetes de avión y el alojamiento para el viaje a Nueva York en familia.

Ahora toca decidir qué ver, en qué orden y dónde es mejor ir cada uno de los días. En especial, la primera vez que se viaja a Nueva York con niños, hace falta un plus de planificación.

Si aquí te hablamos de los errores que se cometen al viajar a Nueva York con niños (y nosotros los hemos cometido casi todos), en este nos centramos en consejos y recomendaciones para disfrutar de la gran manzana.

Nosotros somos partidarios de antes del viaje a New York o cualquier otro destino, siempre hacer algo de investigación y planificación: leer una guía turística, consultar dudas en foros y blogs (como nuestro :P), mirar programas de tv de la ciudad o comentarlo con amigos y familiares.

Y cómo nos gustan las listas, aquí tienes los 15 consejos para planificar los días en New York:

Estudia el mapa de Nueva York

Echa un vistazo a cómo está dividido Manhattan y el resto de New York. Hazte un poco con la ciudad. Además, te será muy práctico situar las principales atracciones, museos para ir con niños o el mítico Times Square.

Moverte por Manhattan con niños es muy sencillo, ya lo verás. Las calles y avenidas de gran parte de la ciudad son números y están ordenadas. Si estás en la calle 15 y tienes que ir hasta la 23, pues es caminar en dirección norte 8 calles.

Consulta los horarios de museos, tiendas y atracciones

Las tiendas no abren muy pronto. Muchas atracciones y museos no abren hasta las a las 10 de la mañana.

Pero si madrugas, puedes subir al Observatorio Edge desde las 8am, coger el ferry de Staten Island cualquier hora del día o ir a ver la Estatua de la Libertad a partir de las 9am.

O determinadas actividades o atracciones las debes hacer un día en concreto:

  • Si queréis ir a una misa en Harlem tendrá que ser un domingo por la mañana
  • Si queréis ir gratis al Museo Guggenheim tendrás que ir un sábado por la tarde.
  • O para ver la zona de los judíos de Brooklyn con las familias en dirección a las sinagogas deberá ser un sábado por la mañana., entre las 11 y la 2.

También consulta en cada atracción si es imprescindible reserva previa. Esto cambia mucho por tema afluencia en verano, Navidad y Covid.

Nuestra recomendación: siempre que os dejen reservar, ¡reserva!

Crea un mapa (sobre un mapa físico en papel o en Google Maps)

Siempre descubrirás cosas nuevas, pero va genial llevar lo que quieres visitar marcado y que no te lo saltes por pasear por la calle paralela.

Marcar tiendas, restaurantes, exposiciones, monumentos, puntos de interés turístico.

Así, por ejemplo, cuando vayas a Greenwich Village a tomar la foto en la fachada de la casa de Friends (90 Bedford St), podrás aprovechar para comprar un cupcake en Magnolia Bakery, visitar la librería Three Lives & Company, ir al restaurante mexicano Cowgirl, que los niños quemen energía en el parque Bleecker Playground, visitar el Museo Whitney de Arte Estadounidense o que los peques disfruten por Little Island.

Consulta el estado del tiempo

Si anuncian lluvias o niebla, no subáis a un observatorio o hagáis un tour en helicóptero por mucho que esté en tu planning de ese día. Y esto nos lleva al siguiente punto.

Toda planificación es orientativa

Es importante ser flexible y consciente de que nunca lo verás todo. Hay quien seguirá el planning muy al pie de la letra, pero, ¿con niños? Deja algo de tiempo a la improvisación.

Nosotros por la noche decidimos el día siguiente, miramos el tiempo y qué haremos por la mañana y tarde y repasamos la información que tenemos de esa zona (con restaurantes, atracciones, museos, tiendas…).

Adáptate al grupo

Esto es, a la familia. No viajas solo, así que cada miembro de la familia se quedará sin hacer alguna cosa.

Pero que nadie se quede sin su atracción soñada. En casa siempre hablamos sobre las cosas que más ilusión le hace ver en Nueva York a cada uno de la familia.

Y además, siempre ponemos en práctica el «divide y vencerás». Si parte de la familia quiere descansar en el hotel y otros ir a una tienda a comprar o ver una atracción, pues ya está.

¡Lo importante es ir hablando y mantener el buen rollo durante todo el viaje!

Despiértate temprano

¡¡¡¡Y despierta a los niños!!!! En el viaje a Nueva York tenéis la suerte que el jet lag está de vuestro lado (en Japón con niños para sacarlos de la cama es otra historia).

Mira por la ventana, coge pilas y mentalidad positiva. No hay nada mejor que estar contento y sin malos rollos la primera hora del día, que adultos y niños quieran salir por la puerta del hotel o apartamento a descubrir Nueva York.

Si a tus hijos les cuesta despertarse, deja ropa preparada y que puedan ir a desayunar lo antes posible. Así como ya tener reservadas entradas para las atracciones del día y el planning preparado de la noche anterior.

Además, si salís temprano de casa y llegáis pronto a las atracciones, os ahorraréis horas de cola. A medida que avanza el día, hay más gente y colas. Siempre.

Siempre mira adelante

Haz una ruta sobre el mapa que te permita avanzar, que no te haga ir hacia delante y atrás todo el rato porque, ya que caminaréis un montón, no hace falta cansarse el doble.

Coloca para primera hora de la mañana las actividades más intensas y para la tarde actividades y planes más relajados.

Tener siempre una opción B

Por si llueve, nieva o hace mucho frío (o mucho calor). O terminas mucho antes de lo que habías planificado.

Museos, musicales, tours por monumentos, tiendas, restaurantes, exposiciones, centros comerciales… siempre son buenos planes.

O incluso ir a Governor’s Island es mucho mejor con algo de lluvia que un día muy soleado y caluroso.

No planifiques un día solo por compras si no es por ir a un outlet

Y no creo que os llevéis los niños a un outlet porque aguantarlos puede ser muy duro. Lo mejor es ir comprando a medida que vas visitando la ciudad.

Es preferible tomar un descanso al mediodía e ir al alojamiento a dejar las bolsas con las compras.

Haz una lista de restaurantes a los que te gustaría ir, pero estés abierto a alternativas

Nuestra experiencia nos dice que de los no planificados salen grandes comidas y entre los planificados siempre habrá algún gran desencanto.

Y más sobre comida: prueba cosas nuevas.

Por mucho que te hayan encantado los bagels de salmón del deli donde has desayunado el primer día, al día siguiente ve a un sitio diferente.

Nosotros somos muy partidarios de no repetir restaurantes si estás entre 7 y 10 días, porque con la brutal oferta gastronómica que encontrarás es casi obligado ser infiel (excepto para despedirte de los favoritos antes de irte de New York).

Para el almuerzo y la cena sin colas, mejor hacerlo muy temprano o muy tarde.

Aquí funcionan los extremos. Nosotros preferimos comer temprano (porque tienen todos los platos del día, seguro que nos aceptan y va más con nuestros horarios).

Si vemos que se nos hace tarde la hora de la comida, preferimos ir a un diner’s, deli, comida para llevar y picnic al parque o lugares que sabemos que la cocina está abierta las 24 horas.

Cada familia es un mundo

Lo que a nosotros nos encanta a ti puede resultarte un desengaño. Pero tú conoces a tu familia, sus aficiones, hobbies y gustos.

Las recomendaciones de amigos y bloggers no siempre aciertan. Nosotros somos muy fans del Katz Deli, turístico y caro pero nos encanta. A nuestra cuñada le incluimos el deli en su primer viaje a Nueva york y encontró que era el bocadillo más sobrevalorado que ha comido jamás.

Para nosotros es imprescindible visitar todas las librerías de Nueva York, tiendas de cómics, Lego, jugueterías, bibliotecas, pastelerías curiosas, parques molones, museos de arte moderno, tiendas de tecnología…

Aquí a veces vamos dando pistas de como somos como familia, para que también veas si crees que nuestro estilo de viajar a Nueva York con niños puede encajar con el tuyo y las recomendaciones os pueden servir.

Compra una Metrocard

Es la mejor inversión que harás para moverte por la ciudad, te permite cumplir la planificación de cada día y no acabar todos agotados.

Los niños que miden menos de 44 inches no pagan (esto es 111,76 cm). Unos 5 años.

El New York el metro lo utiliza todo el mundo, que no te dé miedo. Sí, está algo más sucio que el de otras grandes ciudades, pero es seguro. Además, aunque tu alojamiento esté super céntrico, querrás ir a muchos sitios que no están junto a Times Square.

Si viajas a Nueva York con un bebé, lo siento, pero no hay muchas escaleras automáticas ni ascensores. Nosotros en esa época (ahora ya tienen 6 y 10 años) hacíamos brazos y, cuando no teníamos prisa, usábamos más el autobús.

Hay abonos ilimitados de una semana (pagas $31 y viajas todo lo que quieras) o tarjetas monedero que vas descontando el dinero de cada trayecto ($2.75).

Disfrutar cada momento

Porque los pequeños detalles compartidos son lo que os enamorarán de la ciudad, os hará recordar el viaje y querer volver.

Un viaje a Nueva York en familia es una experiencia inolvidable.

Publicaciones Similares